14 de Septiembre de 2017

Ley que despenaliza la interrupción voluntaria del embarazo en tres causales: un paso histórico para Chile

  • Con la promulgación de esta Ley, las chilenas recuperan el derecho básico a poder decidir la interrupción de su embarazo frente a casos extremos y dolorosos como es el riesgo vital de la madre, la inviabilidad fetal o el embarazo producto de violación. Un compromiso cumplido de la Presidenta Bachelet.
    •  

    •  La nueva Ley que regula la despenalización de la interrupción voluntaria del embarazo en tres causales es un paso importante en favor de los derechos de las mujeres chilenas. Después de dos años y medio de discusión en el Congreso y tras un debate democrático, además de un amplio apoyo ciudadano, hoy Chile es un país más respetuoso de las personas.

      Desde el año 1931, se podía interrumpir el embarazo con fines terapéuticos hasta que en 1989 se ordenó su prohibición, quedando las mujeres en total desprotección incluso en casos críticos. Esto situaba a Chile entre los pocos países en el mundo que penalizaba toda forma de interrumpir voluntariamente un embarazo, restringiendo el derecho básico de las mujeres a poder decidir.

      El Gobierno de la Presidenta Michelle Bachelet asumió el compromiso de cambiar esta realidad. El 2015 envió al Congreso Nacional el proyecto de ley que despenaliza la interrupción voluntaria del embarazo en tres causales: riesgo vital de la madre, inviabilidad fetal o en caso de violación.

      En el período de tiempo que duró la discusión, más de un centenar de organizaciones y personas fueron escuchadas por los y las congresistas, tanto en la Cámara de Diputados como en el Senado. Luego de pasar por todos los trámites legislativos y después de haber sido impugnado en el Tribunal Constitucional, finalmente el 14 de septiembre de 2017, se promulgó la ley que devuelve a las mujeres el derecho de decidir sobre sus vidas y de fortalecer la atención pública de salud para estos efectos.

      ¿En qué causales se permitirá interrumpir voluntariamente el embarazo?

      • Cuando la mujer se encuentre en riesgo vital, de modo que la interrupción del embarazo evite un peligro para su vida.
      • Cuando el embrión o feto padezca una patología congénita adquirida o genética, incompatible con la vida extrauterina independiente, en todo caso de carácter letal.
      • Cuando sea resultado de una violación, siempre que no hayan trascurrido más de doce semanas de gestación.

       

      Sobre el acompañamiento

      La ley consagra el acompañamiento como un derecho de la mujer que se encuentra en alguna de las tres causales, tanto si decide continuar o interrumpir su embarazo. Contempla acciones de acogida y de apoyo biopsicosocial. En caso de continuación del embarazo, junto con ofrecer el apoyo descrito, se otorgará información pertinente a la condición de salud y se activarán las redes de apoyo. La mujer siempre podrá solicitar que el acompañamiento le sea prestado por organizaciones de la sociedad civil, las que deben estar acreditadas ante el Ministerio de Salud.

    •  

    • ¿Quieres conocer las impresiones de relevantes actores de la sociedad civil que participaron en el proceso de discusión de esta nueva ley? Mira el siguiente video: